martes, 11 de marzo de 2008

Cantos a la esperanza

Llevo unos días hablando de política, de lo mal que está este país y el mundo en general. Y sabiendo ésto, vuelvo a frustarme de nuevo. Me gustaría cambiar el mundo, hacer que todo fuera mejor, o al menos hacerlo en mi entorno; pero se que no puedo, y la causa tal vez principal soy yo mismo: no estoy preparado para ello. Ayer a la noche recordé una cosa que me dijo mi gran amigo Juto, que, por cierto, hace tiempo que no le veo, y algún día dedicaré este blog a esas viejas amistades que dejaron huella. Aquello era más o menos no podemos tratar de arreglar el mundo si aún no tenemos en orden nuestras vidas. Recordando esa gran reflexión, abro de nuevo los ojos y veo que tengo que empezar por llenar los huecos que faltan en mi vida. Vacíos tremendos y errores de los que no he aprendido, cogerlos por los cuernos y enfrentarme a ellos. Pero a veces me da miedo. Me siento decaer, que nada tiene sentido. Y recuerdo de nuevo aquellas frases que me dan esperanza:
Lo que define a un hombre no es la forma de caer, es la forma en la que ha de levantarse.
Cien veces caído, cien veces me levanté.
Planto cara al viento, clavo mis pies al suelo, miro al firmamento mi vida por un sueño.
Que no te vean llorar, que te crean valiente...
Y un larguísimo etcétera. Canciones que, al escucharlas no puedo si no saber que he de luchar por auquello que más quiero, atreverme a hacer locuras por conseguirlo... Cada mañana camino escuchando cantos a la esperanza, aunque pronto me topo con la realidad, y no puedo hacer otra cosa que soñar. Pero no me vale con soñar. He de hacerlo. Aunque sé que seguramente reciba un duro golpe. Pero lo habré hecho. Me habré enfrentado a ello. Habré roto la barrera de mis sentimiento. Caeré, pero algún día me levantaré. Continuaré mi camino. Pasaré de nuevo noches enteras preguntándole a la luna. Pero habré dado un paso adelante. Si, he de hacerlo. No sé cómo ni cuando, pero he de hacerlo pronto. ¿Dónde está aquel yo que hacía locuras? La vida es demasiado corta para perderla en cavilaciones demasiado largas. Así que me retiro por hoy.
Llevo unos días hablando de política y lo cerraré a medias hablando de lo mismo. Llamazares se ha despedido con aquella genial canción de los Monty Phyton del final de "La vida de Brian". Aquella canción que decía: Always look on the bright side of life... Qué gran verdad...

http://es.youtube.com/watch?v=jHPOzQzk9Qo

No hay comentarios: