viernes, 7 de marzo de 2008

Una semana de camino

Llevo tan sólo una semana de blog y ya carezco de ideas de sobre qué escribir, y eso que ha sido una semana movidita. La semana de la facultad de Letras ha estado bastante bien, momentazos como el ver a Ormaetxea (el decano de la facultad) dormido en una conferencia, cuando el becario maryflower de la Cava llamaba Leire a Irene, o el partido de fútbol contra 3º, que, aunque perdiéramos y hoy tuviéramos unas agujetas de tres pares de napias, nos hizo pasar un buen rato.
Esta semana he tenido cambios de humor algo bruscos y me ha hecho plantearme, replantearme, y requeteplantearme muchas cosas. Destellos de luz entre negros nubarrones.
Ahora viene el fin de semana, tartaré de explotarlo al máximo posible, airearme un poco las ideas y volver fresco a la carga. La verdad es que necesito vacaciones, mas bien, relax y meditación. Recuerdo que hace poco menos de un año estaba igual, y las vacaciones en el pueblo me sentgaron de maravilla. Navalmanzano, en ningún otro lugar me siento más tranquilo y más a gusto para reflexionar. Unos días allí me sentarán bien para luego prepararme a las aventuras andaluza y murciana.
Hablando de reflexionar, mañana "jornada de reflexión". Ya se a quien votar, tras mucho cavilar. Creo que será la mejor opción para una lucha contra el bipartidismo reinante en nuestra política.
Nada más que añadir por hoy. Mañana será otro día, y habrá otras historias que contar... o no.