domingo, 6 de abril de 2008

Lazing on a sunday afternoon

Hace una semana del regreso de Murcia y aún no he escrito escrito la crónica del viaje. Pero prometo que esta semana la escribiré y publicaré aquí.
Hoy domingo termina esta semana, que podría decir que ha sido de casi absoluta vagueza. Aunque hay que matizar: vagueza en el sentido de que no he estado a mis obligaciones académicas y me he pasado bastante tiempo tirado en la cama o el sofá descansando, ya que el trastorno del sueño que he tenido entre las vacaciones y el cambio horario ha sido enorme. Me he pasado toda la semana reventado literalmente, y ayer ya estaba recuperado, pero hoy estoy de nuevo igual. Y eso que ayer tampoco hubo demasiado movimiento, pero los achaques de la edad no me permiten mucha juerga después de la aventura murciana. Asi que hoy me he tomado el día libre de tareas y me lo estoy pasando entre messenger, tuenti (cómo engancha la mierda ésta, por cierto) y escuchar musiquilla, especialmente el disco "Innuendo" de Queen, que ya voy por la tercera escucha seguida del mismo y me gusta cada vez más, debería haberlo escuchado más atentamente antes. Y en homenaje también a esta gran banda (tal vez la mejor de la historia) he titulado la entrada de hoy con el título de una de sus canciones del "A night at the opera", y es que, como ya habéis leído, me ha venido como anillo al dedo.
Ahora tal vez me vaya a dar una vuelta, que no quiero pasarme todo el día aquí encerrado. Un saludo a todos mis lectores y que os vaya bien en todo. ¡Salud y tralla!