sábado, 17 de mayo de 2008

Birras, kalimotxo, canciones, mujeres y... ¡risas!

Mis piernas apenas responden a los estímulos enviados por mi cerebro. No pueden. Están agotadas. Me estoy haciendo viejo, o eso parece, ya que tras la juerga tunantesca de ayer, estoy reventao. Birras, kalimotxo, canciones, mujeres y risas acaban con las fuerzas de uno, como (ya aprovecho para mandarle un saludete) ya verás Mr. Maguila. La vida tunantesca te depara muchas aventuras.
Pero bueno, a pesar del cansancio, voy recuperando fuerzas para hoy, que toca mas y hay que darlo todo. Además, ya quedan sólo un par de findes antes de la batalla final, un mes frente a frente con los exámenes. La gente anda con miedo y estrés, pero yo no veo tal. Como Leónidas y sus 300 "hippeîs" (la guardia real del rey espartano), me da igual que se me eche encima un numerosísimo ejército de centenas de millares. Aunque pensándolo bien, espero que el final no sea como el de la batalla de las Termópilas, que, como todos sabemos, los espartanos acabaron derrotados. Qué leches, espero no, no voy a acabar derrotado. No he sido jamás derrotado en este ámbito. Y me mantendré firme e imbatible una vez más. Pero de momento eso no importa. Lo que hoy toca es sumergirse en las luces y color de la noche y disfrutar al máximo.
Y poco mas que decir por hoy. Un saludo a tod@s desde "El descanso"...
¡Salud y tralla!

No hay comentarios: