lunes, 30 de junio de 2008

Viaje a la perdición: partida y regreso tunantesco

He estado unos días ausente, viajando casi podríamos decir que sin rumbo fijo; cosas de la vida tunantesca, que no sabes dónde vas a parar hasta el mismo instante en el que están ocurriendo las cosas, y a veces ni eso. De la idea de pasar cuatro días en Madrid, se ha pasado a una odisea continua cuyo itinerario es más o menos el siguiente: Barakaldo-Burgos-Albacete-Alicante-Murcia-Alicante-Benidorm-Alicante-Murcia-Alicante-Murcia-Lorcha-Albacete-Madrid-Burgos-Barakaldo. Si, parece increíble, pero dimos todas estas vueltas como bobos. La mala suerte nos fue siguiendo de cerca durante casi todas nuestras aventuras, y cuando las cosas parecíanj enderezarse, aparecía un nuevo problema que solucionar.
¿Y cuál es el resultado de todo ésto? Una experiencia que ha servido para aprender mucho en cuanto a supervivencia tunantesca se refiere y que, pese a los malos momentos, ha dejado grandes momentos y risas para la posteridad: nuestro amigo Darek, las maniobras temerarias al volante, el autostop Alicante-Murcia, la camiseta "pintada" de Silas, las fiestas del pueblo raro éste, la huida d la carga de los antidisturbios en Madrid, la tocata en el metro... y muchos más.
Días para el recuerdo, sobre todo cara a futuras aventuras...¿para cuándo la próxima? Ya se verá. Ahora me espera un Julio intenso, en el que retomaré mas frecentemente la actividad de blogear, o esa es mi intención.
Sakudos oues a todos. ¡Long live tunantestic life!

domingo, 22 de junio de 2008

El fin del camino

Ya sólo queda un examen, y con él termino el curso. Un curso que ha dado mucho de si y eso que se ha pasado literalmente volando. Toca despedirse de los compañeros con gran tristeza, y yo además por mucho tiempo, pues el curso que viene estaré estudiando en la península con forma de bota. Pero no hay mal que por bien no venga, y si el marcharme supone separarme de ellos, también supone una experiencia que seguramente sea inolvidable.
Pero por ahora, doy los últimos repasos a los apuntes para llevar bien preparado el último examen y enfrentarme a Gattinara de nuevo. Las cartas estrán en la mesa, la suerte echada y sea cual fuere el resultado, mañana será un día de celebración por partida doble además: el mencionado fin de curso y la llegada de la estación estival. Y eso sólo puede desembocar en una cosa: ¡bacanal!

domingo, 8 de junio de 2008

Noches de estudio

Como auquella canción que un día comencé a componer y nunca terminé (podríamos decir que el 90% de mis canciones están así) podría decir aquello de sólo un foco de luz en la penumbra de estas cuatro paredes... Aunque aquella frase introducía algo muy distinto a lo que hoy toca hablar. O bueno, tal vez no tanto, xD.
Como la mayoría de estudiantes, estoy inmerso entre libros para estudiar con la esperanza de aprobar, aunque sea justito. Si, la verdad es que en otras ocasiones mis aspiraciones suelen ser más altas, pero visto lo visto, para la mayoría de las asignaturas me vale con aprobar o sacar una nota decentilla. Entre Mr. Gattinara y Queen Kong la cosa puede llegar aser un tanto dantesca, y sus exámenes un duro trago de cianuro. Así que me preparo para la batalla entrenando por las noches, perdiéndome entre letras para, llegada la hora, traspasar las líneas enemigas y abatir las cuestiones formuladas en el examen. El entrenamiento nocturno es duro, y se corre el peligro de que te salgan agujetas de tanto estudiar. Cuando te acuestas tienes la cabeza como un maldito bombo (a veces doble bombo, o bombo con doble pedal, xD), llena de información que en su mayoría se te queda por el camino. Pero lo mas importante de las noches de studio son, sin duda, en esa penumbra, los ejercicios para desestresar. Mano de santo, oye. No hacen falta anabolizantes para el duro ejercicio (esa cafeína, dopping del estudiante), lo mejor es un buen relax para luego poder concentrarte. Si algo era ello que la canción y el tema del estudio al final convergían.

domingo, 1 de junio de 2008

Lobos

El hombre es el lobo del hombre, la frase acuñada por Plauto (Homo homini lupus) y popularizada siglos mas tarde por Hobbes, nos da una una visión bastante fiel de la forma de ser del ser humano. Sólo hay que alzar la vista un momento para comprobar que somos malvados por naturaleza. Nos aprovechamos del prójimo, le pisamos y devoramos todo lo que podemos de él en beneficio propio. Casi toda la Historia de la humanidad ha estado marcada por ésto, tanto a pequeña como a gran escala. ¿Cómo explicar si no las atrocidades que hemos hecho a lo largo de todos estos milenios? Lo peor de todo es que en los últimos años, lejos de habernos hecho más civilizados, nos hemos asalvajado. El egoísmo se ha convertido en un oculto estandarte de nuestras acciones. Buscamos tener mas y mas, y no nos importa si para ello tenemos que cargar contra los mas débiles. El pez grande se come al pequeño, la ley del más fuerte (realmente el mejor adaptado al entorno) es la única válida. Así, la especie humana se convierte en su propio verdugo, caminando hacia su propio exterminio. Sólo unos pocos se resisten a convertirse en lobos, pero se genera otro problema, pues lejos de adaptarse para hacer frente a los depredadores, se convierten en ovejitas que quieren una vida sin molestias, sin dañar a nadie y en la fe de que ellos tampoco serán atacados. Pero siempre hay un lobo al acecho, que sabe que esa buena persona sucumbirá fácilmente a sus colmillos. Pero un día, las ovejas despertarán y se convertirán en depredadoras de lobos, teniendo como objetivo la eliminación de tales viles criaturas para instaurar ún orden más humano y racional.
Yo estoy despertando: ¿quién quiere seguirme?

La tormenta va amainando

Como algo excepcional, voy a escribir otra entrada en el mismo día. Lo que escribí de madrugada lo dejaré así como está, aunque releyéndolo veo que en algunos aspectos me he pasado bastante, sobre todo al final. Pero bueno, son cosas que se dicen (se escriben mas bien) con los ánimos acalorados y con la mente nublada. Ayer fue noche de tormenta, tanto en el sentido metafórico como en el literal.
Pedir perdón desde aquí a los siempre geniales Txikiteiros y a Yadira por cómo me comporté ayer.
Del resto apenas me retracto, sólo la forma en la que dije las cosas.
Y poca ostia más que decir. Tras dos días de casi absoluta vagancia, me retiro al estudio de, por ejemplo, el Japón Meiji.
Tal vez a la noche escriba una tercera entrada para completar el marco. Anoche escribí: El hombre es el lobo del hombre... Reflexionaré sobre todo ello.

Que os jodan...

Un día tenía que ser y, tal vez la casualidad, tal vez la mierda del destino sea la responsable deque hoy tengan lugar estas palabras. Tal vez, como algunos sepáis, esté bajo los efectos de la sinceridad en forma de alcohol. Comop aquel dicho dice, el niño y el borracho nunca mienten. Me da igual lo que opinéis de mí a partir de esto. Yo soy así, y así seré mientras alguien me haga cambiar de opinión, lo cual pueda ser difícil. Los que me conozcan sabrán que soy cabezón como yo solo. Los que no, que me lean, lo pido por favor. Tal vez lo que diga os dañe a muchos y os guste a otros; pero no quiero que repercuta en vida. Sólo quiero que mis palabras os hagan reflexionar. Tal vez a algunos os parezcan una tontería; tal vez a otros os parezaca incluso que soy meritorio de ir al patíbulo; tal vez otros me aplaudáis; me da lo mismo, no me retracto de mis palabras.

Me dio miedo creer que era mas que alguien. Un día lo creí. Tal vez tuviera razón. Hoy, se que entonces tenía razón. ¿Por qué coño un puto gilipollas intenta darme una paliza sin razón alguna? Es más, ¿por qué cojones hay alguien que se cree más que mi por parecer mas guay y tener todo lo que quiera a su alcance? Y mi gran pregunta... ¿por qué este tipo de gente tiene aquello que yo anhelo? ¿Por qué me ha tocado a mi, que soy mejor persona que ellos, pasar este maldito túnel? ¡ Todos me conocéis en mayor o menor medida; suelo manifestarme como un ser alegre y jovial; realmente amo la vida; pero entre mucha gente me la están jodiendo. Bastante tengo con mis propios problemas, lo sé, pero que la peña ande haciendo lo que le de la gana, aporovechándose de los más débiles y creyéndose super guay por ir de perchis y de super guay metiéndose rayas y demás no lo consiento. Cuando veo a un gilipollas de éstos es cuando me salta la alarma y no puedo remediarlo; he de cargar contra ello. Pero claro, de repente te encuentras que tus propios amigos y colegas están contra ti. Y eso es lo que mas me duele, pensar que tal vez sea verdad que esté solo en este mundo. Pues si así queréis que sea, así será. Me tacháis de loco, de tratar de arreglar algo que no s epuede solucionar. Finalmente, me recordáis que Babel olvidó que el hombre es el lobo del hombre (parte de una letra de Héroes del Silencio que a su vez refleja la idea expuesta por Hobbes). Y por fin sé que soy más que ellos... y me duele reconocerlo. Son malditos retrasados mentales que no se siquiera si merecerían vivir. Tal vez si lo estñen haciendo (vivir, me refiero) sea porque lo merezcan. Pero realmente no me cabe en la cabeza de dónde coño sale ésta gente. Gente inculta super feliz por ello. Es más, se creen mejores por ser inferiores a mi. ¿De dónde coño sale esta gente? A ver, que mi abuela sea feliz por saber leer un par de cosas y por saber sumar y restar, es más que entendible. Es heredera de un tiempo en el que no tuvo accesibilidad a nada de ésto. Pero que hoy día haya gente que se sienta orgullosa de ello, no lo entiendo. Maldito cáncer de esta sociedad.
Lo peor es lo que mis amigos, por opinar estas cosas, me han dicho. Que os den por el puto culo a todos. Siempre acabo yo como el puto malo de la película; defiendo la justicia y se me crucifica. Lo vuelvo a repetir: que os den por el puto culo a todos. Se ve que no s epuede defender el sentido común y la inteligencia. Intento que una persona que lleva tiempo perjundicándonos (joder, si encima a vostros os cae de culo) caiga en desgracia (si es que no lo está, porque con lo gilipollas que es) y encima soy yo el que se lleva todos los palos. Lo peor de todo es que no es sólo esa persona; como ella conozco a millares; y sería capaz de exterminarlos a todos si no fuera porque tengo una conciencia que me dice que no es correcto. Me señaláis con el dedo, tratáis de que me retracte. Yo que sé, puedo darle vueltas al mismo tema y no parar... Pero ya sabéis también lo que hemos hablado. Eso me da para otra retahíla de estas. Pero no estoy para razonar. Es mas, esto lo releo y hay coasas que darñia más puntilladas. Pero el mensaje más o menos está claro. Me voy a la cama a dormir, que hay cansancio. Mañana, más, y mejor...